sábado, 20 de diciembre de 2014

Segundo mercadillo navideño de Railowsky


Un año más tenemos a vuestra disposición 2 obras en el mercadillo navideño que monta Railowsky en Valencia hasta mitad de enero.

En esta ocasión hemos colgado una obra de Roma "Ristorante" y un bosque de Pekín.

jueves, 18 de diciembre de 2014

BEERLOWSKY

Presentación en Railowsky de la Beerlowsky - la cerveza de Railowsky.

Cajas preparadas con 6 cervezas y cada una una obra cedida por un fotógrafo/a.


Juan Pedro Font de Mora presentando Beerlowsky

Otro momento del acto.

Fotógrafos que han cedido su obra para la primera caja:

001 - Fotolateras
002 - Francisco Moltó
003 - Joaquín Collado
004 - Jordí Durá
005 - Luis Baylón
006 - Ana March

Os va a encantar.

Las etiquetas están impresas en calidad fotográfica con papel EPSON y tintas de durabilidad 200 años.
Las etiquetas resisten el contacto con el agua, es decir, puedes disfrutar tu Beerlowsky en la piscina ;-)


martes, 16 de diciembre de 2014

Algunas fotos de los alumnos del curso en Revelarte




El día nubladísimo pero supieron coger el alma estenopeica y consiguieron un resultado muy bueno. Grandes perspectivas y grandes puntos de vista.

A por el siguiente nivel!!


lunes, 15 de diciembre de 2014

Curso del domingo 14 de diciembre.

Lo pasamos fenomenal y a pesar de ser un día nublado los resultados salieron fráncamente bien!





sábado, 6 de diciembre de 2014

Reseña en la pagina de Buenos Aires "Imagen olvidada"

En la página "Imagen olvidada de Buenos Aires, en la sección de exposición se hacen eco de nuestra expo en Lotelito:

Latas que cazan la luz de las ciudades

Con el artículo que escribió Pilar Almenar en El Pais.

Muchas gracias!!!


viernes, 5 de diciembre de 2014

Reseña de la expo en Lotelito de la Galería de arte Sorolla




Hace dos días se inauguró una curiosa exposición fotográfica en el espacio Lotelito, en Valencia, llamada 'El mundo en una lata'. Las dos autoras de la misma, Marinela Forcadell y Lola Barcia trabajan bajo el nombre de Fotolateras Fotógrafas, y desde 2007 se han dedicado a visitar más de 40 ciudades y a capturarlas mediante la fotografía estenopeica, una de las primeras y más sencillas técnicas utilizadas en el mundo de la fotografía; esta consiste en usar una cámara estanca a la luz, perforada con un pequeño orificio por donde esta entra y un material fotosensible en el interior.

Fotografía del Ayuntamiento de Sevilla. Exposición 'El mundo en una lata'.

Estas dos mujeres valencianas han disparado miles de fotos simplemente utilizando latas de diversos tamaños para obtener imágenes de gran angular, 50 milímetros y ojo de pez. 

En su página web podemos ver una selección de las imágenes que han obtenido con este interesante método. 

GALERÍA DE ARTE SOROLLA – WWW.SOROLLA.COM

miércoles, 3 de diciembre de 2014

lunes, 1 de diciembre de 2014

Entrevistadas por el blog canario "Tener cultura"

10:31 
Big Ben, Londres. Fotolateras.


Dos señoras que viajan por el mundo con una maleta cargada de latas de distintos tamaños pero vacías. También llevan productos químicos, bolsas negras, y otras tantas cargadas de papel, luces rojas, cubetas, pinzas, tijeras... Puede sonar curioso, seguro que divertido, muy raro si somos policias aeroportuarios... Son las Fotolateras, un colectivo fotográfico que han llevado la fotografía estenopeica a las calles de más de 40 ciudades alrededor del mundo. Latas y más latas, para ir cocinando a fuego lento los mejores momentos de las ciudades... Los que lleguen a conmover, emocionar, remover de alguna forma. Para dar a luz su obra en cualquier cuarto oscuro de un hotel. Si no las conocéis seguid leyendo, y si ya sabéis quien son, pues también!

- T-C: ¿Quienes son las fotolateras?
- FL: Fotolateras somos Lola Barcia Albacar y Marinela Forcadell Breva. Como colectivo fotográfico surge en abril de 2008 cuando empezamos a experimentar con la técnica y a pensar en cómo adaptarla para viajar con nuestras cámaras y así captar la luz de diferentes ciudades.

Making of Palacio de las Artes - Pekín. Fotolateras.
- T-C: ¿Cómo surge vuestra asociación? ¿Cómo llegáis a uniros alrededor de unas latas?
- FL: Hacía unos 10 años que Lola, junto a tres fotógrafos valencianos, aprendió esta técnica por parte de un colectivo francés (Obscura Francia) que iba difundiendo la técnica a partir de un proyecto “Vues Imprenables”, que llevaban a cabo por varias ciudades mediterráneas.
Cuando conoció a Marinela, gran aficionada a la fotografía y coleccionista de cámaras fotográficas, le pinchaba con la idea de que una simple lata era suficiente para que se formara la imágen.

- T-C: Explicadnos bien, ¿en qué consiste una fotolata? ¿Cuál es el proceso?
- FL: Como definición una fotolata es la foto que se “cocina” dentro de una lata metálica sin lente, visor ni disparador. La luz entra por un pequeño orificio (ESTENOPO), formando la imagen en un papel fotosensible. Utilizamos el verbo “cocinar” en sustitución del “disparar” ya que al entrar la luz de forma natural, sin lente, los tiempos son largos y serenos, como en la cocina tradicional. Al quitar el adhesivo que tapona el micro agujero por el que entra la luz, el tiempo debe ser suficiente para que no quede cruda, pero sin pasarse para que no se queme.


Campo de concentración de Sachsenhausen - Berlín. Fotolateras.

- T-C: Una vez realizada la foto, ¿qué le ocurre a la lata?
- FL: Una vez cocinada la imagen se vuelve a tapar y vamos a una habitación oscura (por lo general se trata del cuarto de baño del hotel en el que estemos) y siempre con luz roja, se abre la lata, sacamos el papel y lo revelamos con químicos: revelador, paro y fijador. De ahí obtenemos la imagen en negativo.

Cámaras preparadas para enlatar
- T-C: Vuestro laboratorio fotográfico es portátil, allá donde vais reveláis las fotografías. ¿Qué elementos están en vuestro kit de revelado y que no pueden quedarse atrás?
- FL: Un montonazo: luz roja, cubetas, líquidos, guantes, pinzas, papel, tijeras, trípode, 45 cámaras... y máscaras de válvulas para los líquidos de revelado que son bastante tóxicos.


- T-C: Cuando os planteáis un proyecto, ¿pensáis el tipo de cámara que vais a necesitar en función de los resultados que queréis? ¿Os decantáis por unas latas en particular? Contadnos un poco como organizáis el trabajo en este sentido.
- FL: Cuando entramos en un supermercado, nosotras vemos cámaras!!!, y en seguida las compramos, sea cual sea el ingrediente que lleve dentro. Cada lata diferente se corresponde a un objetivo distinto, por lo que es muy tentadora la idea de “coleccionar” cuantas más mejor.
Pero cuando se trata de viajar, tenemos 3 modelos de latas que por su tamaño y forma nos son más cómodas. Se trata de 2 de café que corresponden a un 50mm y ojo de pez y una de té de gran angular. Con estas tres vamos eligiendo de cada imagen qué resultado queremos obtener.
Laboratorio - Pekín. Fotolateras.
En el caso de que el proyecto sea diferente, como puede ser un catálogo de producto, o un proyecto en un colegio o cursos específicos, podemos echar mano de nuestras diferentes cámaras.

- T-C: Hasta ahora hemos hablado del cómo, pero no de vuestro trabajo, aunque de partida están enlazados. Viajáis por el mundo 'enlatando ciudades', pero, ¿qué os interesa enlatar?
- FL: El interés casi de coleccionista de viajar a cuantas más ciudades mejor surge del interés de utilizar las mismas cámaras en diferentes “tipos” de luz, ya que no es igual la luz de Marrakech que la de Londres o Pekín. También nos divertía mucho poder tener un laboratorio portátil con el que adaptarnos a las diferentes circunstancias a las que el viajar te enfrenta. Tenemos una divertida colección fotos de cuartos de baño convertidos en laboratorio a lo largo del mundo.
Una vez en la ciudad y, sobretodo, si es la primera vez que vamos con las cámaras, buscamos los iconos más representativos de cada ciudad para enlatarlos, una vez “superada” esta fase, empezamos a callejear y buscar barrios que nos atraigan por cualquier motivo. 
También hay ciertos elementos que siempre buscamos en una ciudad: agua, asfalto, señales de tráfico, graffities, arquitectura, movimiento, puntos de vista imposibles, coches de policía....


Grafitti Brick Lane - Londres. Fotolateras.


- T-C: Tenéis en vuestro haber, más de 40 ciudades enlatadas, ¿cuales son vuestras favoritas?
Laboratorio - Oropesa del Mar. Fotolateras.
- FL: Caramba qué difícil!!!!!. Destaca desde luego Nueva York por su arquitectura, por supuesto, pero sobretodo porque nosotras, con nuestro atuendo y equipo, sabemos que damos bastante “el cante” por donde vamos, por lo que ir por ciudades que te acogen desde el principio y en las que te sientes una más, ayuda mucho. Pero en cada una de las ciudades en las que hemos estado hemos disfrutado como monas con nuestras cámaras, porque lo hacemos incluso debajo de casa!!!

- T-C: Contadnos sobre vuestro proyecto 'Ser Mujer' con las reclusas del centro penitenciario de Picassent, Valencia.
- FL: Es un proyecto en el que llevamos 2 años participando. Consiste en un programa dedicado a mujeres que han sufrido o son potenciales víctimas de malos tratos en el que juristas, psicólogas, trabajadoras sociales y demás profesionales, todas mujeres hacen un trabajo maravilloso con las chicas y su autoestima. Nosotras somos una pequeñísima aportación a la parte más lúdica del programa. Vamos con nuestras cámaras y laboratorio y les intentamos inculcar la simpleza y la magia de nuestra técnica. Desde el principio conectamos a tope con ellas y nos encanta hacer fotolatas maravillosas, ver cómo se entregan y participan y hablar con ellas de sus historias. Es todo un lujazo del que aprendemos muchísimo y que nos remueve el alma.

Rio Tamesis - Londres. Fotolateras.

- T-C: Teniendo un número de latas determinado, cada fotografía es importante... ¿que tenéis que sentir para llegar a enlatar ese momento?
- FL: Nuestra única regla a la hora de elegir un motivo es que no existen reglas. Cuando llegas a una espacio nuevo todo te llama la atención. Por nuestra manera de viajar y fotografiar, que es bastante lenta y reflexiva, y por el hecho de que todo es “enlatable”, podemos pasarnos todo un día en una misma calle capturando todo lo que nos conmueve.


Making of Centro Penitenciario - Picassent. Fotolateras.
- T-C: ¿Cuál es la reacción de la gente cuando estáis en plena calle enlatando la ciudad? Tendréis en este sentido el doble de historias que de latas ¿no?
- FL: Es bastante pintoresco ver a “dos señoras respetables” cargadas con una maleta y un trípode, enganchando con gomas una lata a un semáforo y con toda la naturalidad del mundo pasarse unos minutos antes de recogerla... según en qué ciudad la reacción puede ser muy distinta. Sobretodo cuando se trata de hacernos un autorretrato, y nos ponemos a mirar la lata fijamente durante un minuto sin mover un músculo.... tenemos un vídeo maravilloso hecho con el teléfono grabando a la gente que pasaba por delante mientras nos hacíamos un autorretrato en la plaza de Tian´anmen delante de la fotografía de Mao.

Biblioteca de Celso - Efeso (Turquía). Fotolateras.

- T-C: Además de viajar por el mundo enlatando ciudades, gentes... Realizáis talleres de fotografía estenopeica.
- FL: Si, desde el principio estamos difundiendo la técnica por donde vamos ya que sabemos que no sólo enamora, sino que te quita de la cabeza la creencia de que todo es complicado e inaccesible.
Negativos en la cubeta de revelado. Fotolateras.
Hemos dado talleres en la Facultad de Bellas Artes de Valencia, en el Museo de las Ates y las Ciencias de Valencia, en pueblos, en el Colegio Martí-Sorolla de Valencia., otro curso en Alava, en Londres.. a gente pequeña y a más mayores, a profesionales de la fotografía o principiantes. No importa, siempre acaban alucinando y con la mente un poco más abierta, que de eso se trata. 


- T-C: El miércoles 5 inaugurasteis exposición en Lotelito, Valencia ¿Qué tal ha ido? ¿Hasta cuándo podemos visitarla?
- FL: Si, tenemos en este momento una exposición en LOTELITO, se titula “El mundo en una lata” y es un lujo de local en el centro de Valencia. Lo pasamos en grande en la inauguración y acudimos a él cuando podemos para enseñar y explicar las fotos y disfrutarlas de paso. Estará colgada hasta después de navidad. Y en Diciembre inauguraremos otra en Doble A, también en Valencia, en la c/ Císcar y estaremos ahí hasta pasadas las fiestas también.

Ciudad Prohibida - Pekín. Fotolateras.


Ya sabéis!!! Los que estáis cerca de Valencia... y los que no, pues siempre tendremos la web de las Fotolateras y su blog! Donde van informando de sus expos, viajes, cursos y mil curiosidades.
Fotolateras Web



http://tener-cultura.blogspot.com.es/2014/12/fotolateras-o-el-arte-de-cocinar-fuego.html



jueves, 27 de noviembre de 2014

Proyecto Sermujer.eS


Un año más hemos tenido el placer de hacer dos sesiones fotográficas con las reclusas incluidas en el programa Sermujer.eS de la cárcel de Picassent. Han sido 2 jornadas extraordinarias y ayer la fiesta de fin de curso.
Fue un día muy emotivo repleto de abrazos, besos y muchas lágrimas. Enhorabuena a todas las participantes y a las colaboradoras.

Estamos deseando participar el próximo año!!!


martes, 25 de noviembre de 2014

Fotos del curso en Revelarte sábado 23

Qué bien lo pasamos!

 Mogollón de latas preparadas para fotolaterar!!!





Reveladas...

Analizando los negativos.


Fotón de fin de curso!!!

Gracias Revelarte escuela de fotografía y gracias a los asistentes al curso. Grandes fotógrafos y grandes fotolateros!!!



sábado, 22 de noviembre de 2014

Entrevista para Globalstylus.com por Carmen Pastor






Fotolateras: cocineras de imágenes singulares

Londres Picadilly
Fotolateras son Lola Barcia y Marinela Forcadell, un tándem enamorado de la fotografía estenopeica. Con ellas viajamos a los orígenes de la foto fija, un viaje para que el que sólo necesitan una caja metálica. “El mundo en una lata” es su nuevo proyecto expositivo y se puede ver en Lotelito (Valencia).
El primer contacto de Lola Barcia (Valencia, 1968) con la fotografía estenopeica fue hace 15 años, cuando conoció a un grupo de franceses que Iban divulgando la técnica por ciudades del Mediterráneo. Años después, Barcia conoció a Marinela Forcadell (Castellón, 1967), enamorada de la fotografía y coleccionista de cámaras, y consiguió contagiarle su pasión. “A la tercera vez que Lola me habló de enlatar fotos, le dije, ahora me lo demuestras. Recuerdo estar en el laboratorio y en el momento en que empezó a aparecer la imagen dije: yo me quiero dedicar a esto toda la vida, me pareció magia pura”, explica Forcadell.
A partir de entonces se convirtieron en dúo, se autodenominaron Fotolateras, y su pasión se convirtió en obsesión. También en un peculiar estilo de vida. Un auténtico anacronismo en plena era digital. Frente a la inmediatez de las nuevas tecnologías, su arte busca la reflexión, es una invitación a frenar, a observar y a ser capaces de disfrutar del paso del tiempo. Viven la fotografía como medio con el que construir un lenguaje propio, de una manera pausada. Porque, como explican, no capturan instantes, sino momentos.
marrakechSus cámaras no tienen ni lente, ni visor, ni disparador. Son simples latas de metal. Y la fabricación es de lo más sencillo. Una lata con tapa (para que sea estanca) pintada con spray negro en el interior y un microtaladro con una broca de 0,4mm para hacer el estenopo, el agujero por donde entrará la luz que formará la imagen sobre el papel fotosensible pegado en la pared contraria. Para los más atrevidos, las Fotolateras han hecho una serie de  animación con todos los pasos necesarios para conseguir enlatar fotos.
Barcia se ha especializado en encuadrar y Forcadell en el tiempo de exposición, que varía mucho en función de las condiciones de luz. Y la unión de sus cualidades, explican, no les lleva a hacer fotos, sino a cocinarlas: “la lata es como un horno y el papel es la tarta. Si lo pones poco tiempo saldrá cruda, la foto saldrá blanca, pero si te pasas le habrá dado tanto calor, habrá entrado tanta luz que saldrá negra, se habrá quemado”.
La técnica es completamente artesanal. De hecho, aseguran que no hay nada de retoque en sus imágenes: “en Photoshop sólo cambiamos el tamaño para poder ampliar, pero no limpiamos. De hecho, si te fijas, ves la pelusa que había en ese momento, sobre todo en ciudades o en la playa, se nota la suciedad del ambiente”.
Para simular ópticas distintas, utilizan latas de diferentes tamaños. La redonda consigue el efecto ojo de pez, la mediana de café Illy equivale a un 50 mm, la caja de galletas danesas es la imagen panorámica  y la pequeña de té hace el papel de gran angular.  Con esta última, por ejemplo, está hecho el autorretrato de las Fotolateras en la playa. “Todo el mundo dice, pero ¡qué piernas!, claro salen unas piernas como las de la Schiffer, porque imagínate es como si la foto la hubiera hecho un click de Famobil, estamos estupendas, delgadísimas”, bromea Barcia.
Autoretrato
Con los tres modelos de lata llenan una maleta y a viajar. En los aeropuertos las miran con curiosidad, pero nunca han tenido ningún problema porque, como dice Forcadell, “no dejan de ser cajas vacías”.  Una vez en destino, el primer objetivo es analizar el baño del hotel. Allí montan el laboratorio para revelar y, por tanto, necesitan que sea un cuarto completamente oscuro, pero no siempre se puede. En Lisboa, por ejemplo, “el baño de la habitación era espectacular, muy grande, comodísimo para trabajar, pero de repente vimos que tenía unos ventanales gigantes. Tuvimos que revelar dentro del armario, que afortunadamente también era muy grande”, cuenta Forcadell.
Una vez sobre el terreno pueden pasarse una mañana entera en una misma calle. “Igual hacemos 40 fotos en un día cuando actualmente 40 fotos las haces en un minuto”, explica Barcia. Porque como dice Forcadell la fotografía estonepeica te cambia la vida: “viajas más despacio, contemplas mucho más las cosas. Disfrutas del paso del tiempo, vives todo lo que pasa en ese minuto”. Y es que al utilizar tiempos de exposición tan largos, explica “consigues efectos maravillosos”.
Y Barcia pone un ejemplo, la foto de Picadilly Circus (Londres), una plaza que siempre está llena de turistas y que aparece completamente desierta: “la gente nos dice, ¿vaciáis las plazas? Es que si tu tiempo es de un minuto solo sale lo que ha permanecido quieto durante ese minuto y la gente va muy rápido. Lo mismo pasa en la puerta de Brandemburgo, solo se ve un fantasmilla, uno que se ha quedado más tiempo de lo habitual. Los turistas son digitales y se van enseguida”.
NYCbEn los últimos años han enlatado más de 40 ciudades. Les pregunto por cuál es su preferida y contestan a la vez:  “¡Nueva York!”. “Somos muy Nueva York, muy de hacer cosas sin que nadie te llame la atención, ni llamar la atención” explica Barcia. “Una día nos fuimos a tomar una cerveza y atamos las latas a unos árboles y nadie las tocó. En Nueva York puedes dejar a tu abuela en una farola y nadie se acerca, piensan que será una performance”.
En Londres también se vive una experiencia similar, pero hay países y países. En la plaza de Tiananmén (Pekín), recuerda Forcadell, “nos rodearon varios secretas y un policía de uniforme. Y eso impresiona, la verdad, pero en el fondo estás tranquila porque sabes que no estás haciendo nada malo, sólo son inofensivas latas”.
Cuando no viajan se enrolan en todo tipo de proyectos. Les encanta la parte pedagógica de la técnica estenopeica y hacen cursos siempre que tienen ocasión (en breve en la escuela Revelarte de Valencia). Además han difundido su pasión entre los adolescentes del Instituto Martí Sorolla y entre reclusas de la cárcel de Picasent. En este caso Fotolateras han sido, durante dos años, la parte lúdica del programa “Ser mujer” destinado a mujeres que han sufrido maltrato o podrían sufrirlo.
pekinEs un proyecto que les encanta, “hay gente que lleva allí ocho años y no tiene ni una foto, ni se han visto en un espejo de verdad porque los que tienen son de plástico”. Dicen que las fotolatas abren mucho la mente a las presas, pero también que  la mayoría se queda un poco defraudada con los resultados, explica Forcadell, “quieren verse a color porque se han maquillado, se han puesto sus mejores galas”. Por eso pidieron ir un día más y montar un buen set con focos y fondo blanco y les hicieron una sesión digital como si fuesen modelos.
Pero si hay un proyecto del que se sienten especialmente orgullosas es de haber participado en el documental “Universo Railowsky” y en el libro que se editó para celebrar los 25 años de la librería-galería valenciana. “Entrevistan a García-Alix, a Chema Madoz, a Alberto Schommer, a Bernard Piossu, a Pedro Hernández y a nosotras, es una bestialidad poder estar ahí”, recuerdan. Y ahora están de enhorabuena porque llega el 30 aniversario y han vuelto a contar con ellas.
Además, tienen varias exposiciones programadas, un proyecto con la Ciudad de las Artes y de las Ciencias del que dicen no poder revelar detalles todavía y otro que consiste en una serie de duelos con artistas: “nosotras les hacemos un retrato y a ellos les retamos a que hagan lo que quieran, lo que les inspiremos”.